miércoles, 6 de abril de 2016

EPV2-48: [Memorias del pasado] La rosa mas blanca, herida por sus propias espinas. (Parte 4-FINAL)

¿Que hay, cosos hermosos? ¡Hoy ando de buenas! :'D (Y con hoy, me refiero a cuando empece a escribi esto... porque, ya saben, nunca publico el dia que empiezo a escribir c8 (?)) (esto lo escribi el dia en que lo publico so... admitire que esto lo tengo desde que empezo el año 2015)

Eeeeeeeeen fin, quisiera agradecer sus comentarios, like always, porque en verdad me han animado ;w; Juro que aveces creo que quiero dejarlo... y bum, veo sus comentarios sensualones diciendome "Jau du yu duin?" asi bien sepsys, ¿quien resiste? <3 (????? Asi que, fuera de broma, gracias.

Y sin mas wea que decir, le vamos con el cap, ¡Godofreeeeeeeeeeeeda! ¡Andele! >:v
Simon: ¬¬U... aveces me pregunto si a alguien le seguira dando gracia ese chiste... luego me acuerdo que ya ni leen esto y se me pasa v: -chanclazo- ya ya... =-=" -le da con el capi-
____________________________________________________________

Dark...

¿Eh?, me pregunte internamente. Una voz entrecotada me llamaba, una femenina.

Dark... Darkeus, por favor...

Reconocí en seguida que no estaba muerto. O no del todo. Aquella voz resonaba cada vez mas en mi cabeza.

Despierta.

Y así, con una pequeña palabra, la luz volvió.

◆◆◆¤◆◆◆

Abrí los ojos débilmente, sintiendo el escozor en mis ojos de haberlos cerrado por un buen tiempo, y sentí como todo mi cuerpo regresaba en si. Unos dulces ojos aliviados me recibieron. Clarisse.

—Al fin has despertado— dijo en su acostumbrada voz algo baja y con sus ojos algo rojos. Había llorado mucho, seguramente.

Le lance una débil sonrisa —Clarisse...— musite, aliviado de verla. O eso hasta que en verdad la vi —¿Clarisse?— preguntaba entonces, mientras miraba el lugar en el que estaba. Todos mis sentidos habían vuelto en si, y el recuerdo de lo que había pasado —¡Clarisse!— exclame sorprendido y me aleje como pude de ella en aquel sillón.

Su mirada estaba confusa por mi reacción variante al mencionarla, hasta que pareció reconocer la situación, y exhalo un —Ah— seguido de su leve sonrisa que me prometía darme el mundo si pudiera —Descuida... ya esta bien.

Su sonrisa me hubiera hecho creer cualquier cosa, excepto eso.

—Clarisse— repuse, negando con mi tono de voz —, eso no es cierto. Nada esta bien. Tienes que huir, pronto— la aparte de mi, sinceramente preocupado. No podía imaginar herirla a ella.

Intente levantarme y alejarme de ella rápido, como un acto reflejo, pero, a cinco pasos del sofá donde me encontraba, caí. Fue entonces que me di cuenta de que podía moverme.

—M-mis... piernas...— musite sorprendido. Hacia mucho que había olvidado como era moverse.

—Fue lo mejor que pude hacer— Clarisse bajo la cabeza, apenada, y se acerco a mi con cuidado —. Están débiles por la falta de uso, no puedo hacer nada con eso— casi susurró mientras se sentaba a mi lado —Él... él ya se fue.

Me senté como pude, mientras la veía con una incrédula esperanza. Algo en mi quería creer en ella.

No. Todo en mi quería creer en ella.

—Él solo se ocultó— asegure, olvidando la esperanza que de nada me serviría —. Debe estar débil por la pelea con...— Maribel. Alcé la mirada rápidamente hacia Clarisse —¿Y Maribel? ¿Donde esta?

Se quedó callada un momento, luego, como obligada por ser yo quien le habló, sonrió —Ella ésta bien.

Suspiré, con un alivio momentáneo que me duro hasta que recordé también en que estado salio —Por favor, que no haya perdido al bebe...— susurré mis pensamientos sin fijarme.

—¿Bebe?— preguntó Clarisse al escuchar.

—Maribel estaba embarazada— le aclaré, con la cara entre las manos. Entonces me fije en que le había dicho —Ah, o sea, no es mi bebe, yo ni siquiera...

—Lo se— interrumpió —. Es del príncipe.

—Exacto, no es...— ¿eh?, mi mirada se torno confusa —¿Como lo supiste?

Su mirada se desvío de la mía, con vergüenza en ella, y suspiró —Yo fui quien te envió las imágenes mentales de ellos— dijo. Su mirada aún no me veía, por lo que no se fijo en mi confusión. Continuó —.Se que no debí meterme... pero no me gustaba que te engañase y tú no supieras. Lo siento.

Mi confusión solo creció y, al verme al fin, ella se fijó en que no tenía una idea de lo que ella hablaba.

—Clarisse— respondí —, yo no se de ninguna imagen mental.

Y, en un parpadeo, lo comprendí. Por eso era que siempre, al llegar a casa, aquel monstruo maltrataba a Maribel. El veía lo que pasaba, lo veía todo.

Baje la cabeza para que Clarisse no viera mi expresión —¿Alguna vez... pedí mas imágenes?— pregunte temeroso. Si ella me las enviaba tal vez él le hubiera respondido.

—Si, varias veces— respondió, no estando segura de que sucedía exactamente. No pregunto.

Un pánico recorrió todo mi cuerpo. Si el había sido capaz de eso, entonces... —Clarisse, ¿como supiste que estaba tirado aquí?

Se quedo en silencio un momento. Quizá comprendió el poder que tendría en mi la respuesta que daría —Tu me lo dijiste.

*Ups. Descubierto*

Las cadenas vinieron a mi tan rápido que, para cuando me di cuenta, era otra vez preso de ese monstruo.

Lo sabía, lo sabía, ¡lo sabía, lo sabía, lo sabía! ¡Esto nunca acabará!

*¿Acabar? Ja, ¡pobre incrédulo! ¡SI ESTO APENAS COMIENZA!*

Sentí como sus manos acorralaban bruscamente el cuerpo de Clarisse, en un abrazo sádico, mientras ella gritaba en respuesta a su brusquedad. Lo que había intentado evitar con tantos años de no verla se materializaba frente a mi sin que pudiera hacer nada mas que gritar internamente y esperar que no le hiciese nada a ella.

—Dime— dijo el a su oído, apretándola mas fuertemente a el. Ella grito mas, yo me retorcí aun mas —¿Donde esta esa maldita perra?

—No puedes...— musito Clarisse débilmente por la falta de aire —... no puedes ir— vio hacia su cara. Sin miedo alguno, sino mas bien con un odio palpable. Odio a el —Si vas ahora, morirás.

La Oscuridad rió leve y sarcásticamente —Que graciosa— la empujo contra la pared fuertemente, causando que ella soltara un gemido sordo de dolor. Incluso había dejado una grieta en la pared.

¡Maldito bastardo!

Me retorcí mas de mis cadenas, buscando un modo de salir como antes había tenido con mi mano, pero era inútil: mi mano estaba encadenada. Todo mi ser estaba encadenado, mas fuerte que nunca.

*¿Crees que te volvería a dejar ese escape fácil de nuevo? No soy tan imbécil como tu*

Se acerco a ella, que estaba tirada en el suelo, y cogió con brusquedad su mandíbula, causando otro pequeño sollozo de dolor —No se que me hace mas gracia, el creer que una débil zorra como esa pueda matarme o verme con ese odio aun antes de morir— sonrió sádicamente —En verdad eres tal para cual con ese bastardo, ¡igual de ingenuos!— agarro sus brazos y apretó fuertemente, incrustandole sus uñas. Clarisse lagrimeo un poco ante el dolor, apretando fuertemente los ojos —Ahora, déjame volverte a preguntar: ¿donde esta esa maldita perra?

Ella abrió los ojos para verlo, con dificultad —Maribel alcanzo su máximo poder— casi susurro, a causa del dolor —Eres débil para ella ahora— la Oscuridad apretó aun mas fuerte a causa de su disgusto y ella grito al sentir sus uñas enterradas en su piel. Yo solo escuchaba entre mis maldiciones y gritos —Pero puedo ayudarte— afirmo con aun mas dificultad.

—¿Ayudar? ¡Ayudar!— rió fuertemente, con ese tono malévolo que tenia de hacerlo —Querida, en serio, ¡me matas de risa!— afirmo, sin embargo soltó su agarre y volvió a coger su mandíbula, esta vez con una burlona delicadeza —¿Como estas tan segura de lo que me dices?— pregunto, sin creer aun nada de lo que decía.

Clarisse lo vio, intentando recuperar su voz —Se todo sobre ella— dijo finalmente y continuo —. Se cuanto es su poder, por cuanto tiempo lo tendrá y cuando lo perderá. Incluso a quien ira a parar.

La Oscuridad soltó un 'ja' muy leve —Y, exactamente, ¿cuando sera eso, según tu?

—Después de que nazca su hijo, no pasaran mas de tres años— afirmo, con seguridad en su voz. Ella sabia de lo que hablaba.

—Y me estas diciendo— apretó de nuevo su mandíbula —, ¿que debo esperar todo eso para poder matarla?

Clarisse asintió, ya resistiendo el dolor —Si esperas, ella reencarnara en otra persona. Entonces te podrás vengar de ella— apretó sus puños, no le gustaba lo que iba a decir —. Y tendrás los poderosos hijos que querías.

Entonces el callo por un momento: lo estaba pensando. Parecía que esa oferta era tentadora para el.

Yo, sin embargo, no tenia una sola idea de a que se refería. Había cambiado de horrorizado a completamente confuso; si nunca había tenido idea de lo que significaba mi poder, ahora la tenia mucha menos, ¿reencarnaciones? ¿Máximo poder? ¿Hijos mas poderosos?

—Valla, quizá no todo lo que dices es un montón de mierda— la soltó y, finalmente, se levanto —. No puedo negar que no ha herido mi orgullo eso de ser mas débil que esa cualquiera pero no soy un suicida, y mucho menos puedo desaprovechar una oportunidad como la venganza y el poder servidas al mismo tiempo— cogió una silla cerca del sofá y se sentó frente a ella —. Por ahora, te daré el beneficio de la duda y no te matare. Agradece la misericordia inmerecida después.

Ahí estaba otra vez ese tono falsamente encantador que la primera vez me había engañado. Cosa que, mas que enojarme, me calmo; sabia que eso quería decir que Clarisse estaba segura.

Probablemente.

—Ahora— la miro fijamente —, ¿cual es tu plan?

Clarisse se levanto para poder hablar, pero la Oscuridad la pateo de vuelta al piso causandole otro pequeño grito de dolor —Pense que dijiste que...

—¿Acaso mencione que debias levantarte? No dejas de ser una simple basura interesada para mi. La basura interesada no debe levantarse del suelo— sonrio sarcastimente. No pude evitar intentar otra vez liberarme, obviamente sin resultado.

Ella no se quejo y solo empezo su explicacion —Como estas ahora, ninguno de tus hijos poseera tu poder— la Oscuridad fruncio el ceño y ella prosiguio —, pero tendran mas poder que el de un mortal, semidios o dios normal. Mucho mas.

—¿Estas diciendome que debo conformarme con tener hijos mediocres?— estaba preparada para golpearla otra vez, hasta que ella refuto.

—Por ahora, si.



































____________________________________________________________


Primero que nada... DIOS, QUE COSTOSA ESTA PARTE. No se me ocurria nada, ¡nada! Estaba en cero :c Salio de milagro...

Peeeeeeeeeeero la parte buena es que, despues de mucho leer cosas de esas epocas en donde escribir "xD" era algo sumamente importante pa' hacerte reir(? he venido con ideas. Asi que quiza este muy pronto el proximo capi donde aparecen sus personajes, ¿que tal? c: Y con una que otra referencia de cosas pasadas que ya se me habian olvidado... (¿alguien se acuerda que Candy o Felix si quiera?¿O de Anita mas alla de tener gustos de chicos afeminados? (??)) y regresaran a dar cara mas seguido. Ya saben, la nostalgia me pudo mas </3
.
.
.
.
.
¿Saben? Llevo mas de medio año con esto escrito :v *huye*

No hay comentarios:

Publicar un comentario